🛏️ Contratos de Alquiler y Arrendamiento de una habitación

Si estás pensando en alquilar una habitación para conseguir un dinero extra, o si necesitas una habitación porque te mudas a otra ciudad, te dejamos un modelo de contrato para que puedas formalizar un acuerdo de alquiler.

Descargue la plantilla que proporcionamos gratuitamente y rellene los campos que faltan. Si tienes dudas, pide consejo a un profesional.

✅ Descargue gratuitamente un modelo de contrato de arrendamiento o de alquiler de habitaciones en formato PDF o Word :

Este es un modelo de contrato que ponemos como ejemplo, en estos casos utilízalo como base y modifica lo que quieras, estos contratos son muy flexibles, respeta que los cambios que hagas estén dentro de la legislación vigente.

✪ Contrato de arrendamiento o contrato de alquiler de habitación libre

Descargue gratuitamente el contrato de arrendamiento o de alquiler de habitaciones en PDF.

👉 Contrato de arrendamiento o alquiler de habitaciones en formato PDF

Descargue gratuitamente el contrato de arrendamiento o de alquiler de habitaciones en Word.

👉 Contrato de arrendamiento o alquiler de habitaciones en Word

✅ Ejemplo y plantilla general de un contrato de alquiler o arrendamiento de una habitación.

  • Especificar los datos de alojamiento y habitación, que estén al día con los pagos de impuestos y derechos.
  • Fecha de la firma del contrato y fecha de entrada en vigor del periodo de alquiler de la habitación. El plazo puede ser tan largo como se desee, no hay ninguna norma que regule una duración mínima como en otros tipos de contratos.
  • Datos completos de ambas partes: la del propietario y la del inquilino.
  • Especifique los datos de ambas partes para las comunicaciones: correo electrónico, teléfono, dirección.
  • Acuse de recibo de ambas partes para poder firmar el contrato.
  • Precio a pagar por la habitación. Determinar los gastos comunes o reparaciones que deben ser pagados por todos los que viven en las habitaciones.
  • Es posible establecer una garantía para la ejecución de los pagos, pero esta cláusula no es obligatoria como en otros tipos de contratos de arrendamiento.
  • Plazos de preaviso para la finalización del alquiler de la habitación por ambas partes, y sanciones si no se respeta el plazo de preaviso.
  • Especifique si el inquilino tiene derecho a subarrendar la habitación.
  • Acordar la forma de actualizar el precio del alquiler. Normalmente, según el Índice General de Precios al Consumo (IPC) nacional.
  • Rescisión anticipada del contrato de arrendamiento. Incluir en el contrato, además del incumplimiento del pago de la renta, otros supuestos en los que se puede resolver el contrato, siempre que se cumpla la ley:
  1. No poder realizar ninguna obra o modificación estructural sin el permiso del propietario.
  2. Utilizar la habitación que se alquila para un fin distinto al de este contrato o subarrendar la vivienda.
    Realizar actividades molestas, insalubres, peligrosas o perjudiciales.
  3. Relación del inventario en el apéndice, que es reconocido por el arrendatario. Asimismo, se compromete a facilitar, a la finalización del contrato, los trámites de cambio de titularidad de los suministros.
  • Cualquier deterioro del inventario es responsabilidad del Arrendatario al final del contrato.
  • Renuncia del arrendatario a la adquisición preferente del inmueble en caso de venta del mismo.
  • Compromiso del arrendatario de pagar impuestos, cánones y derechos. Especifique cada uno de ellos y los importes a pagar.
  • Determinar el uso correcto de la sala y su conservación.
  • Firma y datos de los participantes en el contrato.
  • Apéndice con detalles de los bienes y efectos en la propiedad alquilada.

✅ Permiso para subarrendar la habitación.

Un aspecto importante del contrato de alquiler de una habitación es si el inquilino puede ceder su derecho adquirido a otra persona.

Aunque ambas partes hayan acordado que el inquilino pueda subarrendar la habitación alquilada a otra persona, ésta no puede regirse por el mismo contrato.

El modelo presentado anteriormente sólo puede utilizarse si la persona que cede el uso de la habitación (arrendador) es el propietario de la vivienda en la que se encuentra el inmueble. Por lo tanto, en este caso, se considera que se trata del mismo contrato.

En cambio, si no se cumple la condición anterior, si quien alquila la habitación es una persona que alquila y no es el propietario de la vivienda, debe utilizar otro modelo de contrato: el de subarriendo de la vivienda.

Como ya hemos reiterado, todo el proceso debe contar con la autorización del arrendador, primero para tener permiso para subarrendar, y segundo para poder conocer a la persona a la que se le cede el derecho de alquiler, y si se opone a la firma del contrato, éste no puede celebrarse.

➡️ Alquiler de habitaciones en pisos de estudiantes.

Este tipo de contrato de habitación es muy utilizado en los llamados «pisos de estudiantes», en los que el propietario no celebra un contrato de alquiler por la totalidad del alojamiento, sino que alquila habitación por habitación, y firma un contrato individual con cada una de ellas.

Este tipo de apartamentos compartidos entre varios alquileres individuales tiene sus propias particularidades.

Una de ellas es que el inquilino de una habitación no es responsable solidario de los daños causados por otro inquilino, así como de los comportamientos contrarios al contrato que pueda realizar otro inquilino.

Para celebrar este tipo de contrato, será necesario añadir cláusulas más específicas sobre cómo distribuir los gastos de la casa entre todos los inquilinos, normas de conducta dentro de la casa, así como otras que se consideren oportunas para una convivencia pacífica entre todos los inquilinos.

Al tratarse de contratos independientes, pueden tener condiciones diferentes en cuanto a dinero, tiempo y prestaciones. Hay que tener en cuenta, por ejemplo, que algunas habitaciones pueden ser diferentes según su ubicación y tamaño, y tener instalaciones superiores a otras.

➡️ La cláusula de garantía y aval.

Como este tipo de alquiler a veces es sólo por unos meses, puedes añadir cláusulas adicionales para que el propietario se asegure de recibir la totalidad de la renta.

Es posible añadir avalistas a los familiares del arrendador, que garanticen el importe del alquiler, y en caso de daños en la habitación o alojamiento, poder reclamárselos.

Este tipo de cláusula también puede incluir un aval bancario por el importe total del alquiler.

La inserción de este tipo de cláusulas también responsabiliza a los inquilinos en su relación contractual, ya que no sólo responden de los posibles daños o impagos, sino que sus familiares o avalistas deben reaccionar en caso contrario.

➡️ Ventajas e inconvenientes de un contrato de alquiler de habitaciones

La principal ventaja de este tipo de contrato es que no es idéntico al alquiler de una vivienda, que está sujeto a una amplia regulación y control normativo, en particular en lo que respecta al periodo mínimo de ocupación del inmueble, que puede ser de varios años.

El contrato de alquiler de una habitación no puede ser prorrogado sólo por el inquilino, termina cuando se fija la fecha del contrato, y sólo si ambas partes deciden de mutuo acuerdo si se puede prorrogar.

El hecho de que ambas partes estén de acuerdo permite a ambas renegociar las cláusulas, no sólo la económica, sino también todas las que les interesen, siempre que tengan intención de renovar el contrato.

Otra ventaja interesante, para incentivar el alquiler a menores de 30 años, es que si tiene inquilinos con este requisito, el arrendador puede deducirse hasta el 100% del coste del alquiler, siempre que el menor de 30 años no tenga un sueldo superior al valor del Iprem.

Las estadísticas indican que el nivel de morosidad en este tipo de contratos es muy bajo, normalmente los estudiantes tienen suficiente dinero para el alojamiento y la manutención durante su periodo de estudios. Esto es una ventaja en comparación con el impago de la totalidad del alquiler de una vivienda.

Por otro lado, hay tres inconvenientes principales:

  • Más contratos de alquiler, porque hay que firmar más contratos y posiblemente condiciones diferentes con cada inquilino.
  • Períodos durante los cuales las habitaciones permanecen vacías, que no generan alquiler. Con este sistema, suele haber periodos vacacionales o estacionales en los que las habitaciones están vacías.
  • Mejor gestión de los problemas personales, ya que tendrá que tratar el problema de cada inquilino de una manera particular, que además no tiene por qué ser la misma que la de otro inquilino.

✅Consideraciones al alquilar una habitación

Si has decidido alquilar una habitación, deberías tener, al margen de un contrato, algunas consideraciones previas, para no tener más problemas después.

  1. Que el préstamo hipotecario lo permita. Aunque no lo recuerde, es posible que haya firmado un préstamo hipotecario con su banco que le impida alquilar la casa o parte de ella. Comprueba las condiciones de tu hipoteca.
  2. Seguro de hogar. Comprueba si el seguro que tienes para la casa y los bienes personales está cubierto para los inquilinos que no son propietarios. Si no lo es, debes cambiar el seguro antes de dar entrada a los inquilinos a la casa.
  3. ¿Cómo va a cubrir otros servicios básicos? Aunque no figure en el contrato al principio, debes considerar cómo vas a cubrir servicios como la limpieza de la ropa o de la casa. Si quieres incluirlo en el contrato o hacerlo tú mismo y repercutirlo en la renta mensual. Piensa que puedes hacer lo mismo con la comida.

👉 Estudiante, antes de alquilar una habitación, sigue estos consejos:

No te apresures a alquilar la primera habitación que veas, visita varias y piensa la decisión que vas a tomar.

  • Realice siempre una primera inspección visual y directa de la habitación. No alquiles basándote en las fotos que puedas ver en internet, en una página web o en un portal inmobiliario. Te arriesgas a que luego te decepcionen.
  • Lleva una lista de preguntas que puedas hacer al propietario para ver si todas tus necesidades están cubiertas. Anótelos con antelación para no olvidar detalles importantes. Recuerda que esta será tu casa durante muchos meses.
  • Visite tres o cuatro habitaciones para poder comparar el precio y la calidad de la vivienda. A veces se sorprenderá de la disparidad de precios que puede haber en dos habitaciones similares.
  • Pida siempre al arrendador una garantía de que usted es el propietario de la vivienda y de que está al corriente de todos los impuestos y tasas. Esto dará más seguridad al contrato que firmes.

Deja un comentario